Guía del robot para la libertad


Estoy leyendo un libro de David Icke (gran personaje al que sigo desde hace tiempo) que se llama “Soy yo. Soy libre Guía del robot para la libertad” y me gustaría compartir con vosotros un par de fragmentos, sólo para que os entre el gusanillo de leerlo. Es una buena lectura para las vacaciones.

No lo he leído todo, de manera que no me hago responsable del contenido. ¡Allá vosotros! o como diría el Sr. Icke… It’s up to you! (el libro original en inglés -I am me, I am free-  también está en internet )

Al final está el enlace para descargarlo gratuitamente desde la web del autor.

Capítulo 1 – Fragmento 1

[…] Oh ¡qué alegría vivir en la tierra de la libertad!. Usted es libre mirar las noticias y ver a periodistas y corresponsales que le dicen, mayormente sin cuestionar, la explicación oficial de los eventos – las explicaciones diseñadas para asegurar que usted vea el mundo en el modo deseado y reaccione en la manera deseada. Damas y caballeros, repitan después de mí… Soy libre… Soy libre. ¡Sí!. ¡Sí!. ¡Sí!. Usted es libre de hacer como le decimos; libre de pensar como le decimos; libre de vivir como le decimos. Y usted es incluso libre de morirse como le decimos en las guerras fríamente creadas para destruir, controlar y manipular.
¿La raza humana es libre?.
No, no, no.
La raza humana es un rebaño. […]

Capítulo 1 – Fragmento 2

Cada generación tiene un derecho de ver la vida en una manera que tiene sentido para ellos, no para sus padres, sus profesores, o el tipo que lee las noticias. Pero desgraciadamente, las personas aceptan sin pensar demasiado lo que les es transmitido. No hacen la pregunta más liberadora que se puede hacer: ¿Por qué?. ¿Por qué lo hacemos de esta manera?. ¿Por qué creemos en esto o aquello?. ¿Quién dice?. La pregunta “¿Por qué?” es el motor detrás de la evolución. Cuando hablé en los Estados Unidos, una amiga estadounidense me dijo una historia que brillantemente resalta lo que yo quiero decir. Dijo que cuando estaba preparando la cena un día recortó las esquinas del jamón antes de ponerlo en la cacerola.
“¿Por qué hiciste eso?” preguntó su marido.
“No sé – mi madre solía hacerlo siempre.”
“¿Por qué recortaba las esquinas del jamón tu madre?.”
“No sé, sólo lo hacía – ¿qué importa?.”
“Telefonea a tu madre y pregúntale por qué recortaba las esquinas del jamón.”
Ella telefoneó a su madre.
¿”Mamá, recuerdas cuando yo era niña y tu solías recortar las esquinas del jamón?. ¿Por qué lo hacías?.”
“¡Porque mi cacerola no era nunca suficientemente grande!.”
Si su marido no hubiera hecho la pregunta “¿Por qué?”, ella habría continuado recortando las esquinas del jamón y sus hijos muy posiblemente lo habrían hecho también.

Ya véis un poco por dónde van los tiros. Si os llama la atención… AQUÍ está el enlace.

Abrid los ojos YA!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin Clasificar, Verdades ocultas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s